Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

jueves, 30 de septiembre de 2021

"...la música de nuevos tiempos"

"... la música de nuevos tiempos


Sobre mi poemario "País sin moscas y otros poemas", Edit. Primigenios.

Para mi es un honor y un placer dejarles las palabras de contraportada de mi poemario escritas por el joven poeta peruano Elí Urbina Montenegro. Igualmente, anexo el poema Carnicería que motivara las primeras palabras de su escrito.


"País sin moscas de Félix Anesio, inicia con una exhoratción severa: "Qué no te tiemble el pulso/nada de sentimentalismos". Con esta advertencia nos echamos a andar, palabra por palabra, en un libro donde puntuales guillotinas van cayendo a medida que avanzamos, despojándonos de la piel de nuestra vieja sensibilidad.

Este es un paraíso de criaturas abyectas, un sórdido y sin embargo amado bestiario de la infancia entre el que perdura paradójicamente el recuerdo de la madre y tras ella, el recuerdo de Dios, y donde, por lo contrario, la desolación es pulcra y blanca.

Félix Anesio es a un tiempo un poeta durísimo y generoso. Nos entrega por igual el goce y el desengaño. Sus versos no dan asilo y, sin embargo, gravan en nuestros ojos errantes memorables instantes de belleza. Su voz es, qué duda cabe, la música de nuevos tiempos".

 

Carnicería


Zas, zas, zas…

¡Qué no te tiemble el pulso/

nada de sentimentalismos!


Colecta las grosuras e inmundicias

para quemar en el altar del dios pueblo;

cualquier cosa agradable al paladar del vulgo

como ofrenda expiatoria de holocausto.


Zas, zas, zas…

Lo fino, lo sublime, échalo a un lado.

Que no lo vea nadie, que en fin

no produce dividendos.


Contribuyamos a la nueva cultura

de estos tiempos, nada de finezas:

al pueblo pan y circo.


Que consuman el tropo mil veces reciclado

el retruécano insulso, lo metáfora manida/

en fin, el venal comercio de ruidos usados.


Zas, zas, zas…

No importa que tu albo traje de editor

se manche de tinta.

Luego lo lavas, así como se lavan las afrentas.


Gracias a todos mis lectores. Gracias a Elí Urbina por sus encendidas palabras.

Félix Anesio

Miami, 30 de sept. 2021

       


                                            Foto de una presentación en la Revista Nagari

                                              en el Centro Cultural Español de Miami

miércoles, 29 de septiembre de 2021

 Poemario "País sin moscas y otros poemas". Editorial Primigenios.


A continuación les dejo el prólogo escrito por Osmán Avilés, poeta, ensayista y escritor cubano, así como uno de los textos a los que se hace referencia:


Prólogo

Desencuentros frente a verdades últimas en la obra de Félix Anesio

entro de la poesía de la Diáspora cubana del siglo XXI existe un número reconocido de poetas. En Miami, a la par de vivir algunos, coexisten revistas literarias y, últimamente, varias antologías, las que permiten visibilizar a esos autores disidentes que forman parte de la literatura del exilio.

En la última década, un escritor de origen guantanamero, residente en la Ciudad del Sol, ha publicado varios poemarios. Su nombre es Félix Anesio y sus entregas fundan el valor de los versos que suceden a intelectivas imágenes y responden a la volición de su escritura. La obra de este cubanoamericano refleja una tácita madurez desde el principio de su quehacer literario.

La poesía de Anesio responde a una poética de la transformación. Relativizar hechos de la historia o sucesos con algún carácter histórico, cuestionarlos, es como una deconstrucción en el sentido que Jacques Derrida otorga a esas verdades últimas, cuyas estructuras hemos dado por descontado, algunas desd hace siglos, y merecen nuevas lecturas e interpretaciones.

Ese movimiento interpretativo en la voz de Anesio da cuentas de una intuición crítica frente a nociones establecidas que en el cuaderno titulado País sin moscas y otros poemas se muestra mediante pequeñas evidencias de lo explícito.

De esta forma, puede constatarse la superioridad de la voz poética con la libertad que Vicente Huidobro declarase el poder del poeta asociado a lo divino. Sin duda, esta forma de poetizar no usa las palabras al azar, pero reafirma la mano de la creación para endosar la realidad recreada sin que resulte insidiosa o molesta.

Figuras de hombres y mujeres, sus representaciones y connotaciones poéticas complementan esta visión particular. Así encontramos al padre callado y huidizo, a la amiga o la mujer soltera que acaso las sorprende el amor, en claros ejemplos de filiación descarnada; sin embargo, un texto asombra por la metamorfosis de lo establecido tras el arrepentimiento de Pedro, discípulo de Jesucristo, quien en los versos de Anesio confiesa una cuarta negación y que el más religioso de otro tiempo declararía apócrifa.

La evocación de Cesare Pavese parece controversial, cuando el sujeto lírico llama cobarde al poeta maldito. La decisión abrupta de ciertos poetas sigue recreando emociones en torno a su muerte. Por eso, el tono de estos versos posee un matiz de reproche hacia el poeta italiano que elige la fría tristeza, sentimientos que en forma complicada pretenden José A. Silva, Jorge Cuesta y otros que, como Pavese, optan por el suicidio.

El volumen está erigido por razonamientos a veces epigramáticos, escapes del yo lírico que coinciden con la voz autoral, experiencias que como golpes vallejianos denotan el tránsito de la vida con sus conquistas y pérdidas. Además, lo irremediable se asoma en una sensibilidad hacia el Misterio que se trasluce no solo en el bosquejo pavesiano, sino también en los versos que dedica a Bruno Schulz, escritor polaco, al cual llega, como solitario trotamundos a través de lejano sendero, permitiéndose las huellas que dan cuenta de un viaje interior, su introspección y ese diálogo con el pasado, lo desconocido y el porvenir.

Por último, la doble negación se hace recurrente y este recurso denota la cultura negativa de nuestros días que, si bien en el idioma español indica un énfasis de sentido, es un indicador más de los desencuentros con el statu quo a lo largo de esta poética.

En definitiva, País sin moscas y otros poemas, de Félix Anesio, rezuma la voluntad del poeta que se consolida y, en este sentido, manifiesta el valor de sus textos con esbozada deconstrucción. Desde esta perspectiva, el atrevimiento ocurre en poemas que increpan al desengaño, a la vida que va dejando en los pesares una experiencia, esos óbices o remanentes que trascienden al marco literario.

OSMÁN AVILÉS


Negaciones

                 Porque todavía no habían entendido la Escritura…

                                                                      JUAN 20:9

Soy un hombre galileo.

judío y pescador de oficio,

al que no le es dado creer

en la resurrección.


No quiero pensar

en la vida póstuma,

pues me sería imposible

lidiar con lo inefable.


Soy, simplemente, un pescador

y mi nombre es Simón Pedro.

Soy hijo del miedo,

y mi espíritu ha sido

presa de la turbación.


Por mi inmanente cobardía

hube de negarlo tres veces

antes de que el gallo cantara.


Lo amé en vida como solo

un hombre puede ser amado

en esta tierra. Por su amor

caminé sobre las aguas a pesar

de mis dudas. Mas no puedo

concebirlo como un espectro.


Y ésta, hermanos míos,

es mi cuarta y última negación.


Espero que este post les haya resultado de su agrado.

De ustedes,

Félix Anesio




                           Junto a Osmán Avilés en la presentación de un poemario anterior.




sábado, 28 de marzo de 2020

Selección de Poetas Cubanos en "Crear en Salamanca" (21/marzo/2020)





Selección de Poetas Cubanos en "Crear en Salamanca". (21/3/2020)


El blog Crónicas Aldeanas de complace en presentarles una selección de textos de 7 poetas cubanos con motivo del Día Mundial de la Poesía que publica la reconocida revista “Crear en Salamanca”. La selección estuvo a cargo de la poeta y traductora Stefania di Leo y los poetas son: Lilliam Moro (epd), Felipe Lázaro, Juan Francisco González, Eduardo René Casanova Ealo, Odalys Interián, Reinaldo García Ramos y este servidor, Félix Anesio.
En esta edición de la revista aparecen más de 50 poetas de España, Italia, Chile, Porutgal, Costa Rica, Cuba y otros paises.

Los dejo con estos poemas para que los disfruten en esta primavera 2020 marcada por la pandemia que nos agobia. Espero les sirvan de solaz y consuelo, porque el arte poético se nos hace indispensable.

Nota: la foto es de José Amador Martín.


LILLIAM MORO
(ESPAÑA-CUBA)

LA HABANA
                                   Para Glendys Cambero

Como el amor
te adhieres en el alma con tu susurro melancólico.

Decir amor es recordarte
abrazada por álamos suntuosos,
con raíces que escarban tenazmente la tierra
buscando un asidero contra el feroz olvido.

Ciudad enardecida
entre densos vapores de sudor y lavanda,
te aquietas, sin embargo, aletargada, soñolienta,
con la apacible dejadez del verde humedecido
de tus jardines descuidados.

Te vuelves múltiple y diversa
en las piedras estoicas de las columnas y los muros,
los muros de las casas desvencijadas, carcomidas,
de puertas siempre abiertas,
con paredes rajadas por la desesperanza,
piedras que van cayendo con discreción solemne
al compás de la ruina,
como sordos latidos de un corazón exhausto.

Sembrada en adoquines o en asfalto,
impávida ante el tráfago de almas o gorriones,
transitada por miedos vestidos de paisano,
te alzas crepuscular, magnífica, maltrecha,
con tu belleza mórbida embadurnada de consignas.

No importan la erosión del polvo y el salitre,
la sordidez de las perennes cucarachas,
las aguas pestilentes,
los amorosos perros abandonados a su sarna,
los gatos del terrible festín de los hambrientos,
los cuerpos que se compran y venden por las sobras:
ciudad de socavones como desgarraduras
de un alma que no sana,
que no puede cerrar su herida, su desastre,
cada día aumentado como un remordimiento.

Oh ciudad dibujada con volutas de humo,
movida por el son que conjura la muerte,
nacida de la cópula del sueño de unos dioses:
ángel de la bahía,
alas empegotadas de melaza y penuria,
vulgaridad y alcohol,
permaneces, no obstante, con tus muertos ilustres,
con tus medias palabras contra toda retórica,
porque lo tuyo es resistir.

Quiero decir amor pero digo La Habana,
su metáfora.

Lilliam Moro (epd)



FELIPE LÁZARO
(CUBA)

PARA EL AMOR QUEDAN RECURSOS

                                                             Para Marisa

Cinco veces reclamo tu figura y estás ausente.
Cinco veces he dibujado tu mapa imaginario y estoy absorto.

Cinco veces, por numerarlas, te he recorrido distante
y aún te convoco amoroso.

Eres mar y tierra a la vez:
mujer poblada de la más estricta belleza.
Eres una larga y pausada sonrisa
o una eterna mirada sedienta placer.

Eres como eres y así te recreo.

De un pasado lejano queda la niñez.
Quedan los exilios,
acaso pasan los ismos.

Se suman las noches,
las tardes tardes,
las sábanas húmedas del amanecer
y para el amor quedan recursos.

Recordar París o Lisboa, Sevilla o Barcelona
y no digamos Madrid, donde de la prisa hicimos tiempo.

Añorar aquella noche hotelera de Cádiz,
con ron y playa,
con fuerza sexual en las venas:
Una ebriedad compartida de arena y olas nocturnas.

Y nos quedaría amarnos en La Habana,
sudando,
siempre sudando.

Y aún así seremos lo que quisimos ser:
amor y algo más que amor,
sexo y algo más que sexo,
hueco o relleno,
furia o abismo.

Amo la celosía porque vengo de amar a toda piel:
desdibujados poros impersonales,
como gotas evaporadas de vino.

¿Y qué censor mencionó el desamor?
Si ya hemos realizado lo irrealizable.
Y para repetir el amor:
Los labios son más sinceros que muchas verdades. 




JUAN FRANCISCO GONZÁLEZ-DÍAZ
(CUBA)

Romería

Envanece a trasluz,
trasciende.
La bahía levanta, anega los quicios, las escaleras.
Bordea las bombillas,
invade.
Ocres tonos doran de lapislázuli
el otro lado de las pupilas.
Oferentes,
declinan los lustres,
silencian.
Aparece.
Los peldaños retumban.
Si por lo menos lloviera
¡vida mía!
antes
del mentir de ojos
de la noche.  





FELIX ANESIO
(CUBA-MIAMI)

LOS SEMINARISTAS
                                                  A Osmán Avilés

Marchan por la Calle Obispo
bajo el látigo inclemente del verano.

Tras las raídas sotanas se vislumbra
el sexo de los hombres
que deben consagrarse al pudor, la castidad y la doctrina.

Las rústicas sandalias rozan los adoquines.

Como una impúdica plegaria se eleva el olor
de las axilas en el aire
envolviendo las aceras y las plazas.

Un jovencito imberbe y una niña los observan;
una beata, tras su velo, hace una extraña mueca y se
                                                                        persigna
mientras el dulce canto gregoriano hechiza a cada
                                                                         transeúnte.

Todos detienen su juego, su ocio o su quehacer
                                                               para verlos pasar.
De dos en dos, los seminaristas, se pierden por la Calle
                                                                                  Obispo.

Tuercen la esquina y se adentran por la oscura puerta del
                                                                               convento,
erguidos y austeros, cargando sobre su pecho tan pesada
                                                                                    cruz.

Aún nos puede llenar de turbación la imagen que recuerdo.




EDUARDO RENE’ CASANOVA EALO
( CUBA)

EL HOMBRE DESNUDO

El don de la escritura

que huye dentro de una jarra

en la cornisa del mármol

y unos globos con los que mi madre sueña

y una casa de hojas y gloria ajena,

sus grietas.

Una ciudad sin azoteas,

sin galantería,

una manada de autos

que anclan en el aire sutil,

la urna donde guardo las cenizas

del país que tuve (tuvimos)

porque nuestros recuerdos

están conectados al oscuro deshacer.

Suplicio debo decir y vergüenza,

imán a la luna siempre triste sobre el sur,

sobre los abalorios de una imagen

no desierta en los mapas y fotografías aéreas,

mientras miro a través de mi ventana

la tenebrosa luz del amanecer.

Afuera mis pasos se alejan,

escojo un doble sencillo

del terrón maldito en el fondo de la botella

y pongo mis zapatos en una vitrina

donde se guarda

el terrible resplandor del hombre desnudo.



ODALYS INTERIAN
(CUBA-MIAMI)

La que luce el rostro
del amor
y puebla lo inmortal
con esos ojos
la que alivia
con su lluvia de flores venenosas
con su espiga de estrella moribunda.

La que salva y celebra
la que alimenta con su blanco maná
las sílabas y tus noches.




REINALDO GARCIA RAMOS
( CUBA)

NO BAJO EL HIELO

                         a la memoria de Don Miguel de Unamuno
                                         ¿Tendré en el destierro entierro?
                                                                              M. de U.

Aterrizando en La Guardia a las dos de la tarde
un lejano febrero,
contemplé desde lo alto la tierra congelada,
su aspecto rígido cubierto por la nieve y el hielo
y las ramas sin hojas de los árboles,
como huesos negros de manos casi muertas
que clamaban sin voz.

Y pensé en él.

Cuánta razón tenías, Maestro,
en pedirnos cualquier paraje cálido con sol,
un sol eterno y verdadero,
para que tus cenizas no sintieran
esta crispación, este afilado aire
que nos paraliza
y nos expulsa de la fe,
esta otra bofetada encima de la muerte.

martes, 12 de noviembre de 2019



Apuntes de Roberto Manzano sobre el poemario “Los cuervos y la infamia”.


Mucho tengo que agradecer a mi último poemario Los cuervos y la infamia publicado por Betania, España y Entre Líneas, Miami. Y no es solo que haya tenido el honor de presentarlo en la Feria del Libro Miami/2018 y que haya sido acreedor del prestigioso Florida Book Award; es que también me ha acercado a destacados poetas como Lilliam Moro, Félix Luis Viera, Lina de feria, Arístides Vega Chapú, Alberto Lauro, Antonio Arroyo Silva y otros a los cuales agradezco su acercamiennto crítico.

En esta ocasión recibo por correo eléctronico, desde Cuba, unas notas del prestigioso profesor, ensayista, editor y poeta Roberto Manzano. Las leo (y releo) asombrado por lo que, sin dudas, ha tenido que ser una lectura consciente y profundamente analítica de mis versos. Cada una de las notas apela al tema de cada uno de los poemas del cuaderno, y ese nivel de detalle revela la acuciosa lectura de Manzano.  

Hoy estoy de pláceme con este reseñar en forma de notas que lleva por título:

   APUNTES PARA HERMES DÍAZ LEYENDO LOS CUERVOS Y LA INFAMIA,
                                                   DE FÉLIX ANESIO.

Gracias infinitas al maestro Manzano al cual no conozco personalmente y que espero un día se haga real nuestro encuentro.

Por último no quiero cerrar este comentario sin agradecer a todos mis lectores que ya han agotado la edición española del libro. La edición de Entre Líneas puede adquirirse en Amazon, así como otros libros de mi autoría.

Saludos,
Félix Anesio
Miami, 12 de noviembre 2019



APUNTES PARA HERMES DÍAZ LEYENDO

LOS CUERVOS Y LA INFAMIA, DE FÉLIX ANESIO 

Una imagen turbadora la de los seminaristas. Lo que está contenido, sin decir. Una preocupación continua por el que pasa delante de sus ojos: quién es, hacia dónde va, cuál es su novela?

Duele mucho la inocencia en medio de este mundo de infamias. La bondad puede estar amenazada, y mirar con inquietud a su alrededor. Como bondad que es, se apiada. En apiadarse está el nido, la médula, la mirada última. La piedad que interroga vence a los cuervos.

Se describe lacónicamente, con gran economía de medios, y se sugiere mucho más de lo que se dice. Se habla con contención, pero debajo late la vehemencia.

La experiencia de la vida es un viaje por un laberinto sin regreso.

La vivencia siempre está contada en escorzo y velozmente, pero el lector adiestrado capta los veriles ocultos en esos pequeños islotes de expresión.

No trabaja expresamente con asociaciones, no evoca mundos, sino actualiza vivencias y destinos, que se tornan vigentes a través de pinceladas narrativas. Esas pinceladas son generalmente también dramáticas e implican grandes inquietudes y fracasos.

Parece dar por sentado que en lo horrendo pueda ocultarse también la belleza. Y la tarea del artista sería dar con ella, que es la más difícil de todas las bellezas, por el universo que tiene que habitar. La falta de simetría le hiere la sensibilidad, y es lo que prefiere cantar.

Mira con fuerza lo abisal: la blancura del pez de fondo, que contempla con ojo traslúcido. Comprender allá abajo qué pasa en la superficie.

Los personajes agónicos y disformes le atraen: los pinta con colores estrictos y sobre todo a través de preguntas. Trata de comprender.

La vida que vivimos tiene mucho de muerte. Pero el poeta ha de vivir después. La resurrección le concierne. Le preocupa que a un poeta no pueda llegarle la resurrección. Si es poeta está destinado a la resurrección.

Su imaginación es goyesca, expresionista, con frecuencia grotesca.  Lo grotesco es gran parte de su visualidad profunda. Los contornos de sus figuras rompen las simetrías, tienden a apagar sus colores.

La vida, como es dura y real, se comporta como una ley. Está elaborada, sufragada, e impuesta para cumplirse. Como sabía Kafka, se nos está enjuiciando, pero no sabemos ni por qué.

A veces parece que su voz cede ante la voz de sus personajes cantados, y ellos hablan en su voz dramáticamente.

La vida es como la música, que no puede ocurrir sin el silencio.

El exilio duele en el fondo, como un aullido.

Sus palabras, dichas en la aurora, han sido tomadas de la noche.

Hay una hidráulica interior, y el poeta se ve como un anegador nocturno, que distribuye flujos invisibles. En lo alto, se posan los cuervos.

En un momento parpadean muy rojos unos tomates físicos, el resto de la gama es de un sepia profundo, de índole psíquica. Los paisajes son verdaderamente interiores. 

Hay un honrado desconocer en lo hondo. Es mucho lo que desconocemos. Casi se puede afirmar, que lo esencial, aquello que decide nuestro paso por la tierra, lo ignoramos. De ese manantial de inquietudes nace la poesía.

El cuaderno es fuerte, pues posee una gran autenticidad.

Roberto Manzano
Párraga, octubre del 2019



miércoles, 3 de julio de 2019

Los hombres de mi tierra... 3 poemas de Enmanuel Trujillo Izaguirre.


  Los hombre de mi tierra… 3 poemas de Enmanuel Trujillo Izaguirre. 


Sabe, a sus 17 años, que estos son sus primeros pasos en el azaroso camino de la poesía, sus descollantes pininos… Pero él muestra con firmeza la voluntad de seguir adelante y expresar sus sentimientos y vivencias en Cuba, donde vive junto a sus padres y hermano. Trato de disuadirlo cortesmente pero no lo logro. Enmanuel quiere entrar en el reino de los equivocados, que es el reino de la poesía, al decir del notable poeta cubano Víctor Rodríguez Núñez.

Para mí, es un honor acceder a publicarle tres de sus textos en este blog, que a tanto nuevo poeta ha auspiciado.

Démosle la bienvenida a la emoción poética de Enmanuel Trujillo Izaguirre.

Gracias.


Félix Anesio
Miami, 3 de julio de 2019







                         Fugaz

                      Amar no puedo.
            Solo pienso/
                               y todo se detiene.
       Escucho el llanto de un niño que nace.
          El crepitar de la leña en el fuego.
El ronquido que anuncia la muerte de un anciano.
      El estruendo de un libro que se cierra
       ¡Solo hay una verdad en este mundo!
               El tiempo fugaz escapa.                         


                                Canto

   No hay nada que adore más que la naturaleza.
          Mezcla de vida, colores y esperanza:
                        un retoño que brota
                     un cascarón que se rompe
                      un cachorro que maúlla
                una gota de rocío que se desliza
                    por los pétalos de una rosa.
¡Oh, cuánta armonía
                                  cuánta paz
                                  cuánta belleza!
Nada como el resplandor del alba:
la prueba verosímil de la vida.



Los hombres de mi tierra

Los invaden hoy sus descontentos
                              sus frustraciones
                              sus cansadas mentes.

Los guía una triste fortuna
mientras se escurre la esperanza.

Hoy son inertes rostros negros
                         cuerpos de cera
                         almas de plomo
en una brillante oscuridad.

Hombres que se agotan con el día.
Mi corazón junto a ellos late.





Enmanuel Trujillo Izaguirre, Guantánamo, Cuba, 2002.
Estudia el onceno grado en el Instituto de Segunda Enseñanza
Vocacional José Maceo. Entre sus escritores favoritos están Rubén Darío
y Pablo Neruda. Estos son su primeros textos poéticos.



sábado, 18 de mayo de 2019

DEBE ESTAR CERCA LA GUERRA… sobre un poemario inédito de Noel Alonso Ginoris.


DEBE ESTAR CERCA LA GUERRA… sobre un poemario inédito de Noel Alonso Ginoris.

Para el blog Crónicas aldeanas es un placer publicar, por segunda vez, los versos del poeta cubano Noel Alonso Ginoris. En esta ocasión les traemos cuatro poemas de su libro inédito que lleva por tٌítulo Debe estar cerca la guerra.

No es de asombrarse que el tema de la nación sea el leitmotiv de su nueva obra, ya que otros jóvenes poetas cubanos lo han abordado con sumo acierto y dentro de su propia cuerda poética, tal es el caso de Sergio García Zamora y Legna Rodríguez Iglesias, por solo citar a dos de ellos.

Y es que el tema —que actualmente parece diluirse en otras geografias, dado los diversos avatares existenciales de la vida moderna y la erosión postmoderna de los clásicos conceptos patrios—, en Cuba, mi país, el asunto se mantiene vívido para la juventud creadora.

Asombra en los textos el prodigioso uso de imágenes dentro de la parquedad general del autor y su contención expresiva. Ginoris escribe y uno puede visualizar vívidamente las poderosas imágenes que nos sugieren —y develan— laaltahistoriadelapatria…

Espero que nuestros lectores acojan con beneplácito esta nueva entrega de Noel Alonso Ginoris en este espacio.


Cordialmente,
Félix Anesio
Miami, 16 de mayo/2019








La espera

sembré los órganos de la nación
rítmicos pedazos descuidados
                            descuidando
urdí el cimbel para tentar al muro
estoy dividiendo
el ocaso
en cuatro partes fundamentales
el muro        lo oscuro
                  la eternidad

el suelo de la nación se pudre
corazón    pulmón     hígado     lengua
nada brota
y la espera terrible
y la guerra
que los bárbaros
anuncian.



Alud

                                     A Lianet Martínez,
                                                 por lo colosal.

volcánica
la mano
que rezume la humedad
de todo lo esférico:

boca en gestación
boca pare boca
de todas formas

mudos pianos
en los escalones de las lenguas

sobre mí
el invierno y el vacío
y una distancia tosca

atlas está enojado
la historia
laaltahistoriadelapatria
llena de escombros
alud de enojos
y la paciencia
escamándose
por la opacidad
de lo desconocido que se acerca.




Ya no hay forma de pedir perdón

truena
dentro de los almácigos
se rompe la cascara
y queda solo sucia luz

yo me sumo a las huestes
semilla primera
fractal sonido
rompo cánones de agua
sobre mi cabeza
truena una voz de sucia luz
amplio caos
en los perfiles de la sombra

los almácigos
aporías en mi vientre
todos quieren romper
la tela de la patria

me arranco el velo del sueño
rompo la semilla
me lleno la lengua de verdades incómodas
rajo mi vientre
para encontrar los nombres
y me descubro enemigo
pariendo los huesos
de mi tumba

ya no hay forma de pedir perdón.



Ya no hay forma de pedir perdón VIII

está nevando
en la nación
perversa
estructura
de las equivocaciones

voy regando las estatuas de la nación
tláloc me dice
gotas fragmentadas
por las diferencias de la tormenta

está nevando
un ácido blanco
sobre la piel de los heroes

la masa
quemada
uniforme

respiro tranquilo
parece que los héroes
no tienen retoños

y la palabra masa
sangra en la boca


nos estamos llenando de llagas
en el envés de la tarde
y si cae la noche
el hedor es demasiado

debe estar cerca la guerra



Noel Alonso Ginoris, Cárdenas 1995.
Estudió Filología Hispánica en la Universidad de La Habana. Actualmente cursa la licenciatura en Ciencias Sociales y Humanidades en el Centro de Estudios Eclesiásticos Padre Félix Varela. Editor de la revista Dédalo.Tiene publicados los libros De las olas y Diatribas, ambos bajo el sello editorial chileno Verbo(des)nudo. Otros poemas y ensayos de su autoría aparecen en diversas revistas y antologías. Tiene inéditos 4 libros de poesía.