Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

sábado, 9 de febrero de 2013

los juegos de cira andrés...


 
la mariposa: flor nacional cubana.
 
 
 
Tres poemas de Cira Andrés


JUEGOS


Por toda la casa están tumbados

soldaditos siempre tensos en el impulso

primero del combate.

Arrastrándose por los abismos

donde una vasija puede ser isla, trinchera,
amparo de esas guerras silenciosas.

Qué será de ellos cuando tu infancia acabe,
de mí, admirándolos detrás de los armarios
o esté lejos ya de ti, temblando en el viento,
el pájaro, la flor.

Afuera otros niños juegan,
la tarde consume su inocente luz
y oigo las cavernas donde resuenan

otros juegos perdidos, gritos de indios y soldados

que no llegarán a su tierra prometida.


FINAL DE JUEGO


Al cabo de agotar las posibilidades de la casa,

de sus juegos

se me acerca el niño y me pregunta

¿y yo qué puedo hacer mamá?

Los niños tienen todo el tiempo para jugar!

ve y juega.

`ya jugé¨me dice rotundo

y se queda plantado frente a mí.

Turbada, casi en broma, le replico

¿Y yo, qué puedo hacer yo ahora?

resuelto, sentencioso

desde sus pocos años me asegura:

¨tú, no puedes hacer nada¨


DIBUJO


Me invitas a dibujar.

Dibujo una hoja de árbol.

Ni croto, ni jazmín, ni hoja de la Viña del Señor.

Sentados tragándonos la noche

bajo la palidez del farol,

sobre un papel muy blanco,

luminoso como este recuerdo

donde mi prima Santa colocó,

salida de sus manos,

copiada de un libro escolar

una hoja,

espléndida y frágil,

matizada, no sé si en mi ilusión,

entre el rosa, el verde y el azul.

Después la he visto tenderse

soberbia e inalcanzable,

ondeante y llena de luz todavía

como estuvo en mis ojos de niña, y

por más que he intentado repetirla

ni siquiera rozo, el fino nervio

que la atravesaba.

Esa hoja tan simple, tan irreal,

estremece

la verde simulación de mis dibujos.
 

Sociable