Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

lunes, 30 de enero de 2017

Inmenso credo nuestro... (Poema # 24 de La patria es una naranja, de F. L. Viera)

Inmenso credo nuestro... (Poema 24 de La patria es una naranja, de F. L. Viera)

Hay poemas largos, como odiseas, en la tradición poética cubana. Puedo citar tres de ellos que son de mi costumbre y agrado: La isla en peso, de Virgilio Piñera, Vover, de Magali Alabau y La Patria es una naranja, de Félix Luis Viera.

A todos los veo como materia del arte que es fe y consagración; autos de fe y justeza poética que nos conmueven renovando cada ejercio de lectura de una forma novedosa, al brotar nuevas aristas en el placer inagotable de la relectura, nuevos matices, percepciones y, por ende, sentimientos.

Tal es el caso de mi lectura más reciente de el Poema 24 de "La patria es una naranja" del escritor y poeta santaclareño residente en Miami, Félix Luis Viera. Esta relectura ha convocado la necesidad de regresar a estas páginas temporalmente abandonadas de mi blog.

Así, les presento el poema que considero como "un inmenso credo nuestro de hombre franco que no escamotea su culpa, nuestra culpa..."

Poema 24 de "La patria es una naranja" (Ediciones 2010,2011,2013) 
(Poesía del exilio)
24
Tan pobres hemos sido, mujer, hijos míos,
tan pobre nuestra despensa, nuestros escaparates y la madera de nuestras
puertas.
Pero en lo alto estaba la tribuna de donde salían lo mismo fieras que
gaviotas que los geranios del porvenir.
Hijo mío, tú sin calcetines, sin la pistola de agua que te hiciste grande esperando,
tu madre sin más techo que sus cabellos,
sin otra piedra en la mano que la certeza de la esperanza.
Tan pobres hemos sido,
pero quienes nos leían las cartillas
fabricaban búnkeres con el soldado de chocolate que tú, hijo, no tuviste,
con los calcetines que te trajo un líder
desde sus incandescentes reuniones europeas
adonde iban los líderes a recibir el cartabón, el compás
con que se fabricarían los esplendores de todos, entre ellos el tuyo, hijo mío,
que pasaste por la niñez sin alcanzar
el juguete que por otros decires tú soñabas.
Tan pobres hemos sido, mujer, hijos míos, madre
que por tu hijo diste la última uña que guardabas,
el pequeñito fuego restante de tus pupilas.
Tan pobres hemos sido,
pero todos tuvimos escuelas al pie de las flores
un médico en cada amanecer
un atleta que ponía tu nombre y el mío y el de todos
y el de la patria, el nombre de la patria,
en lo más alto de las colinas de todas las galaxias,
mas no bastaba:
hemos bebido nuestra propia sangre en forma de conos
hemos bebido nuestra propia sangre en forma de estrellas partidas
hemos bebido furtivamente la sangre del hermano
hemos negado la patria a aquellos que también la amaban
hemos hecho de la patria un sudario de discursos
una Pena de Muerte eterna
un zoológico donde no hay raros animales.
Perdóname, patria,
perdóname dorada naranja de la patria
perdóname porque yo también asesiné a la patria en nombre de la patria
yo también firmé el decreto donde hacía a todos los hombres iguales,
donde cada hombre respiraría el mismo oxígeno, la misma cantidad, a la hora
misma,
yo también hice el giro de la hipérbole a la izquierda
hasta que el brazo de la patria se hizo trizas.
Perdónenme, mujer, hijos míos, patria:
tan pobres hemos sido,
nunca hemos tenido una pecera
también por mi culpa,
perdónenme hoy esta amargura, esta franqueza.


Gracias por su atención.

Félix Anesio
Miami, 30 de enero de 2017.

                                    En La otra esquina de las palabras, Café Demetrio.
                                                           

Sociable