Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Una estrella de verdad...


Una estrella de verdad…
               

 
 
 
¡Jaló!... Alabao mijitíca, como te iba disiendo: ¿Vite el bló de Chiquitamala? Vite que requeteliiinda la Chilentemple esa que corgó en feisbú la amiga birtual de nojotras, --ay carijo, se me olvidó el nombresito-- Sí, ella mimitíca, la Margara, la que vibe en Lojabre o algo así por el etilo; esa mima, la que e’ muy franchutte y tó, y se queja de que nunca yegó a la Gronlandia, que era paí que ella quería il de a veldá-veldá pa ser Reina de ayá…  

Bueno, lo que pasa’e, que na’, que esa niñita que tú ve aí en el cuadro del tal Guilian del Río, nació en su ron. Sí muchacha, y ron del bueno polque esa si era una etreya y te asía yorar de lo lindo, allá en los cine de La Vana cuando eramo niñas. ¿Te acuerda? Cuando Cuba reía, ante de que tó cambiara pa’ pior… No esa basura de aora de los muvi, que ni buen gusto tienen ni pa’ vestirse, ni tanta grasia pa' que le paguen tanto billete, ¡carajo! Sí, tú sabe, a cualquiera pelambruja patifina de hoy, que no tienen carne ni pa’ una empanadilla, vaya, ni pa’ una croquetica del Sedano; si, de esa que le gustan tanto a la Manganita porque le recuerdan las miserias de un tipo de su pasao y aún así se desvibe por las croqueticas, riéndose la puñetera. Pues si, como te iba diciendo, na que ver las etreyas de hoy con la que le gutaban al difunto mi suegro, que en gloria esté, que en su tiempo era mujeriego a matar y sabía má de teta que de arimética--, ¿te acuerda de él, el pobre, siempre hablando de Cuba? Y de ñapa, que etas de ahora, ni cantan ni bailan ni comen fruta, ni-na-de-na, nananina y trepatines… Tú sabe mijistíca: que dos teta, aunque de silicona, jalan má que una carreta, y de seguro que esas que te cuento son puras calenturientas. ¡Sí claro: ¡buena hoja serán, artitas del camastro, y más ná! ¡Ay, Dió mío que mundo éte en el que vivimo! Por eso me presino y digo bien jarta: ¡solabaya!, que el diablo anda suerto poraiií por lo Joligú, los Parises, los Niuyore y por aí pa’lla... Meno mal que aquí en Jaialía no hay ni etreyas en el cielo, disque por la luce de la ciudá —que yo no me creo ese cuento chino de la compañía elétrica, aquí entre nojotras--. Bueno mija, ahora te dejo porque se me queman lo frijole y tú bien sabe como é’ mi marido de enfermo a lo frijole negro, bien negrito y cremoso, al mejor etilo oriental. Ay, el pobre!, urtimadamente etá de hace un tiempo a éta parte de muy mal caráter, vaya, con el moco caído por lo del “leiof” y el “unemploi”, y eta mañana tuvo que ir a regañadiente a aser la cola en lo del “children-an-famili” pa que le den má futáms; si, pa' garantizar el féfere al meno... Que la cosa etá bien jodía, mi hermana, y no hay presidente, ni alcalde que lo resuelba, ni demócrata, ni republicano…

Bueno, eta niña, hasta más ver, y que conte, que ete chime e’ entre tú y menda na má, me oíte? No se lo cuente a naiden má, oquei? Chaíto mi sangre, y muaass-muaass dos beso al etilo francé... Ah, y no te orvide de jugar la loto, que etá como en ciento de millone… Acuéldate bien: juega “niña linda”, pa vel si la Chilentemple esa que la Margara corgó en el bló nos da suelte muchacha, y pídelo por éta santa crú y la virgen, pa ver si dejamo Jaialía con ete calor de infierno y nos mudamo pallá pa Lojavre, o pa la Gronlandia aunque hayan tres metro’e nieve… ¡Ay, que linda debe ser la nieve!, ¿Verdad, mi amiguchis?… Amén Jesú! 
 
…Oye, oye, no me cuergue que se me orvida lo má importante, y e’ que la Manganita la amiga virtual de nosotro viene pa los Mayamis… ¿Qué cuándo? Ay niña, pal 13 de noviembre, sí y de todo caché va a etar en la Lianza Francesa esa de la Calle Ocho disiendo sus poema que son, la verdad, una lindura. No, no, no te preocupe que yo te llevo en mi carro, que a esa mujer si la quiero conocer en carne y hueso, porque pa’ mi esa si e’ una etrella, como la Chilentemple. Eso si se lo cuentas a to’ Jaialia porque al artita cubano hay que apollarlo con bombo y platillo. ¡Bai, Chaíto, hasta más ver. Aburrrr!!!


Los poetas Margarita Garcia Alonso y Carlos Pintado
 
 
 
 
Felix Anesio Miami, 26 de Septiembre 2012
               

domingo, 23 de septiembre de 2012

...contemplación de Dios en la poesía de Vega Chapú.


 
El Cristo de la Habana, de Gilma Madero. 
 
 
 
Hoy los dejo en companía de dos poemas de Vega Chapú y les deseo un muy feliz domingo a todos.
 
 
 
 
PASIÓN POR MI OFICIO.

 

Heme dispuesto a revelar con el silencio de las palabras

todo cuanto de frívolo acoge mi corazón impuro

como los ojos

que han subastado más de un áspero paisaje.

Con tanta exactitud lo dibujo

que nadie rehusaría escuchar sus latidos.

También he escrito con heroicidad mis versos

en cortezas húmedas y distantes

como el abismo al que me entrego

tan sólo para disfrutar de la caída.

Admito que no me pertenece la sabiduría,

sólo presto mis manos

para que Dios escriba

cuanto considere justo y necesario.

 

 

 

PASIÓN  POR LA TIERRA QUE UNO CREE SUYA. 

 

A pesar del canto de los pájaros,

de su festivo trinar,

hay tanto silencio vertido en este sitio

que parecería que hemos sido olvidados.

También ellos nos acercan el cielo.

¿Qué satisfacciones puedo propiciarme bajo él?

Cuido de no herirme

con el filo de las palabras que definen

con precisión

el lado en que permanecemos.

Desde aquí jamás le he visto el rostro

a mi enemigo.

Sí su espada filosa y extendida

cual si no tuviese miedo

de penetrar en ese mínimo espacio

existente entre la luz y la sombra

que nos propicia la sobrevivencia.

Es esta una forma de vida

poco probable de ser descrita

y creíble.

Ni siquiera parece real en la imágenes

que levitan en el vacío de mis ojos

cerrados para solo apreciar la versión de Dios.

 

 

miércoles, 5 de septiembre de 2012

… dos poemas de cira andrés.


 

JUEGO

 

Yo quería un tren, pequeño,

infatigable

para poner en su mentira

mis pasajeros, la nieve acumulada sobre los rieles,

o un sol luminoso

que invitara al resplandor

de lo que ha oscurecido.

 

Un tren distraído, melancólico

piadoso con los escarabajos,

que en el prodigio de su silencio

cargara fragmentos de mi,

del amor que se me hacía arena de reloj.

 

Un tren capaz de visitar ciudades imaginarias

ciudades que despiertan en ese mapa

donde el tiempo es el instante eterno

de la luz que atraviesa la ventana,

un tren, que sin marcharse nunca

me regresara siempre, desde ese mañana posible

a la hora en que me perdía, acomodando viajeros y equipajes

de una multitud que era yo misma.

 

Que sin marcharse nunca regresara

desde la bruma del tiempo, a jugar,

cuando hubiese llegado sola,

a mi destino. 

 

 

 

CLASE TURISTA

 

Por la ventana pasa la gaviota hambrienta,

el rosa pálido del cielo

semejante al caos de la flor,

a la piel del que me ignora,

sentado a unos centímetros de mi.

 

Los viñedos, las montañas,

la realidad se sucede

sobre estas líneas paralelas

ignorando el peligro y la belleza

suspensos en los tejados,

en el agua dorada de aquella playa

donde solo vi el recuerdo de unos ojos fríos.

 

Una niña confecciona por vez primera

la continuidad del paisaje,

la silueta negra de un animal pastando.

Un niño sube a la superficie de sus ojos

para crear la distancia

y colocar en castillos medievales

himnos

y soldados infatigables.

 

Todos juntos en el mismo destino,

en la misma avidez,

separados por historias,

odios, amores y vehemencias.

 

El espacio de un gesto se pierde

a una velocidad inusitada

y nos quedamos en el interior de una casa

de una ciudad tranquila.

Atravesamos miedos, amores reales

y fingidos,

amores que saltan como peces en el mar de la noche.

Otro corazón palpita ligeramente en el mío

y se sobrecoge

cuando una montaña lo atraviesa.

Otros figuran viejos faroles

destellando una luz reposada y débil,

quizás la luz de la añoranza.

Y en otros se festeja la velocidad

que parece inscrita en sus músculos,

en el rasgo audaz, convincente, de los ojos.

En ellos me acomodo,

soy una muchacha alegre que va resuelta

a encontrarse con el calor de la noche,

esperando desnuda al amante,

al muchacho que regresa en bicicleta desafiando la mole del tiempo.

 

Un simple roce de mirada

puede tejer un destino, una ilusión.

Una fuga de tu ser.

(tu animal saltará

para acosar unos labios húmedos

y volver, casi indiferente,

a otra ciudad o paisaje, siempre fugaz)

 

Despiertos o dormidos soñamos

con un futuro irrealizable en cada estación,

tiempo donde somos fantasma de un banco de parque,

caballos que se pierden en la bruma.

Todos soñamos la misma noche

y sentimos en el cuello

la misma liebre que se hunde.

Que se aprieta contra la arena de tu pecho.

Contra secretas arboledas. 

 

 

Cira Andrés. Agosto 2002.

 

 

sábado, 1 de septiembre de 2012

"...esta noche soñé con ese dibujo, te lo juro bro"

Hoy me complazco en presentar algunas pinturas y dibujos de Alex Lago, artista visual que reside en Lehigh Acres, pueblito de la costa oeste de la Florida. He de decirles que sus trabajos me han impresionado, me han "enamorado" como si se tratase de un amor a primera vista; la emoción--por que negarlo?-- me ha invadido al contemplar sus pinturas, creando en mí-- aparte del placer y del disfrute estético-- una especie de complicidad amable y trascendente.

No es usual que presente una obra artística sin mayores análisis y comentarios en mi blog; pero hoy he decidido sencillamente retomar, al azar, algunas palabras de otros amigos vertidas al pie de estas pinturas en las red social.

Baste citar tres de ellas:
 
"Extraordinariamente hermoso". Sergio Lastres. 

"Alex, esta noche soñé con ese dibujo, te lo juro bro". Armando Tejuca. 

"Gracias. Me recordó El Principito y eso es como recibir una caricia". Florinda Klar.
 
 
Agradezco la libertad de citarlos sin permiso: asumo que han de autorizarlo tácitamente, en especial a Armando Tejuca cuyo comentario motivó el título del post. Y es que el aura de este artista visual graduado de la Academia de San Alejandro en La Habana nos invade sutilmente, como por capilaridad nos impregna la mirada y el cerebro, y luego nos hace soñar con la belleza.
 
Para concluir, no tengo más que agradecer a Alex Lago, la cortesía de haberme permitido publicar libremente algunos de sus cuadros en este blog de todos; más solo hube de cumplir con su ingeniosa voluntad expresada así, en un mensaje personal: "No publique más de ocho, Félix, por favor, para no cansarlos."
 
Yo no tuve otra alternativa que acceder a su razonable petición.
 
Que tengan todos un feliz fin de semana!
 
Félix Anesio
Miami. 09/01/2012
 
 



Propuesta de ilustracion de un libro




Foto de Alex Lago con el Tocororo, nuestra ave nacional.
 
 
 
 

Sociable