Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

jueves, 28 de abril de 2011

Fina García Marruz: escribir con el silencio vivo...


Fina García Marruz(La Habana, 1923) ha ganado el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en su edición número veinte. Este galardón constituye también un homenaje al grupo literario aglutinado en la Revista Orígenes que reunió entre 1944 y 1956 a grandes poetas y escritores cubanos como Lezama Lima, Eliseo Diego, Gastón Baquero y Cintio Vitier, como recordó el poeta español Francisco Brines, miembro del jurado.
¿Como definir en trazo breve a la poeta?

Si se leen algunos de sus poemas como “Cine Mudo” y “¿De que silencio eres tú silencio?” nos damos cuenta de que esta mujer de fina sensibilidad, de espiritu de apariencia íntima y sosegada, deseaba sin ardides de vana elocuencia escribir “con el silencio vivo”. Y no es que a Fina García Marruz le faltase el sonido, es que tenía el silencio. Y estos dos poemas así lo demuestran claramente:

Cine Mudo

No es que le falta
el sonido,
es que tiene
el silencio.


¿De qué silencio eres tú silencio?


¿De qué silencio eres tú silencio?
¿De qué voz, qué clamor, qué quién responde?
Abismo del azul, ¿qué hacemos en tu seno,
hijos de la palabra como somos?
¿Qué tienes tú que ver, di, con nosotros?
¿Cómo si eres ajeno, así nos tientas?
¿Habría sed de no haber agua cierta?
¿O quién vistióme de piedad los ojos?
¿Puedo poseer, pequeña, don inmenso
que faltase a los cielos y a las aguas?
Y él ¿podría morir, sobreviviendo
menor que él, todo el fulgor del cielo,
quedar la tierna luz indiferente
al fuego que, irradiando, ha suscitado?


La literatura cubana no contaba con ningún representante en esa exclusiva lista en la que García Marruz es la tercera mujer tras la portuguesa Sophia de Mello Breyner (2003) y la peruana Blanca Varela (2007). Estos dos aspectos --- la escasez de voces femeninas y la ausencia de una tradición poética tan potente como la cubana--- han pesado de una manera objetiva en el jurado para que la nueva laureada se impusiera a finalistas como el nicaragüense Ernesto Cardenal o la uruguaya Ida Vitale. Así lo reconoció Luis Antonio de Villena, miembro del jurado junto a profesores y escritores como Víctor García de la Concha, Jaime Siles, Soledad Puértolas, Carmen Posadas, Fernando de la Flor, Marie-Claire Zimmermann o el propio Brines, entre otros.
Fina se une así a una lista de premiados que inauguró en 1992 el chileno Gonzalo Rojas y en el que hay nombres como Antonio Gamoneda, José Emilio Pacheco, Mario Benedetti, Juan Gelman, Álvaro Mutis, Nicanor Parra, Pablo García Baena, José Manuel Caballero Bonald o Francisco Brines.

Su escasa producción ---apenas una decena de títulos--- está atravesada por una espiritualidad ajena a todo hermetismo que dialoga en ocasiones con versos de gran carga política. La suya siempre ha sido la obra consecuente de una escritora católica en un país donde se propala oficialmente el materialismo.
Los hitos de una obra que arrancó en 1942 son títulos como Visitaciones (1970), Viaje a Nicaragua (1987) y, sobre todo, Créditos de Charlot, publicado en 1990, el mismo año en que ganó el Premio Nacional de Literatura. Ahora tiene también el premio de poesía más prestigioso de Iberoamérica.

Y para concluir dejamos a nuestros lectores con un poema que denota la exquisita lirica de esta poeta mayor de nuestras letras:

Yo quiero ver (de 'Habana del Centro'. 1997)

Yo quiero ver la tarde conocida,
el parque aquel que vimos tantas veces.
Yo quiero oír la música ya oída
en la sala nocturna que me mece
el tiempo más veraz. Oh qué futuro
en ti brilla más fiel y esplendoroso,
qué posibilidades en tu hojoso
jardín caído, infancia, falso muro.
¡Sustancia venidera de la oscura
tarde que fue! ¡Oh instante, astro velado!
Te quiero, ayer, mas sin nostalgia impura,
no por amor al polvo de mi vida,
sino porque tan sólo tú, pasado,
me entrarás en la luz desconocida.


Félix Anesio. Miami, 29 de Abril del 2011.

Sociable