Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

jueves, 22 de agosto de 2013

tres poemas de antonio berlanga pino...

                                       


tres poemas de Antonio Berlanga Pino...
                                

                                
                                                            Antonio Berlanga Pino



                                 


                                 LA INDIFERENCIA


                                 La indiferencia no tiene
                                 deseos, ni boca, ni oído,
                                 sólo tiene un perfil adulado
                                 por la despoblada quietud
                                 de la luna.

                                 Si fuera una persona o estatua
                                 no tendría cabida en un limbo
                                 de sal, ni siquiera tendría
                                 ese honor. No viraría jamás
                                 su rostro, porque sus ojos
                                 son de antemano ciegos,
                                 en la breve distancia, como
                                 el cimero rayo de sol
                                 se hace catarata
                                 en un caudal de destello,
                                 en unos ojos que fueron
                                 largamente entoldados
                                 por la superficie de la tierra.

                                 Ciegos por voluntad, de una
                                 ceguera que fabrica cada día
                                 muros de férrea longitud,
                                 duros hasta su raíz
                                 endiosada, y lo sabe
                                 y lo confiesa con palabras
                                 perdidas y pasos de silencio.

                                 Pero he ahí la evidencia,
                                 oh estrellas, oh mundos
                                 de piedra, ventanas tupidas
                                 con una masa de yeso hecha
                                 con los dientes, o con la lengua,
                                 para no oír la dulzura
                                 del agua, o la eterna canción
                                 del fuego, en huella o ceniza,
                                 lejanía que no es bloque
                                 en el camino para la infinita
                                 rueda del “ser”

                                 Pero tú asciendes con tu perfil
                                 de hielo de inviernos amigos,
                                 de frío que no es blanco
                                 sino gris, que expresa
                                 lo inexpresivo.

                                 Pero he ahí que los hijos
                                 de la luz van con la voz
                                 rasgada de comunicativa
                                 antorcha, y a cada minuto
                                 una estela de palabras va
                                 sembrando raíces, de alimento
                                 en la tierra, y huellas
                                 en los hombres, y la verdad
                                 es un eco irrompible
                                 que no le cuesta nada
                                 manifestarse.



En el recuerdo del inmortal
Federico García Lorca, cuya
huella es una savia lírica que
no ha de extinguirse.      

                                    PASIÓN

              La verdad fue un agua que salió del costado,
              de su dolor sin mares, que nadie comprendía,
              valle de flor en fuga que no se ha cerrado,
              donde la savia suena la roja melodía. 


               El mundo es lo cruel, el corazón lo alado
               en busca de una savia de mieles todavía,
               que se agite como olas o telúrico prado,
               hasta ceñirse de ansia en una boca fría.

               Así pues, ya reposas, mar o espuma de cielo,
               tu perfil tan innato, misterioso de arena,
               y tu siglo que canta y ora en el doble hielo,
               tu tallo de cal dura en un inicio de pena,
               y tu verde violín en la roca en celo,
               que como nieve en duda el aire sólo drena.


“La palabra, pieza o unidad de lenguaje,
  para que el poeta edifique su único
  posible: el misterio”
Al bibliófilo Bernhard Frank

                                   LA PALABRA

                               Si no te conociera
                               no me sabría la palabra
                               en su mismo tallo o raíz
                               de ansia aguda, en el vacío
                               seno de la boca.

                               No me hubiera hecho
                               sitio su silencio, como
                               un pájaro de nieve,
                               que no tiene alas, sino
                               dos soledades inmensas,
                               que no ascienden en la luz
                               sino en la sombra.

                               No la hubiera visto
                               soñar el hondo sueño
                               de los sauces, sus raíces
                               profundas que sueñan,
                               como un alimento,
                               el misticismo de la tierra,
                               hasta desnudar un frío.

                               No me hubiera dicho un “sí”
                               en la pulpa arenosa
                               de los labios, entre bordes
                               de cenizas y fruta harapienta,
                               abriendo una extraña

                               línea blanda, o un agua
                               enferma de sueño y sonido.

                               Si no te conociera no
                               hubiera visto amar
                               desde el océano
                               del pensamiento a un fondo
                               ciego, y alcanzar lo inefable,
                               celebrando el misterio,
                               como el que vive y ama.



Antonio Berlanga Pino, natural de Álora provincia de Málaga, Andalucía, España.
Ha publicado siete libros (poesía y teatro):
Belleza crepuscular, 2007, La serpentina andaluza,
2008, Atalaya de romances andaluces, 2008,
Amante paloma, 2009 y las obras teatrales La imagen de
la rosa y Madre amantísima,  2009. Ha sido finalista en 2007 y 2008 del "Certamen de poesía del "Centro de Estudios poéticos de Madrid" y ha obtenido tres premios de poesía y relato en Málaga. Ha publicado en la revista internacional y políglota de poesía y dibujo "Álora la Bien Cercada" en "Azahar" Conil (Cádiz) y en la revista hispanoamericana de cultura Astrolabium.             



                            
        







                                 



Sociable