Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

jueves, 17 de junio de 2010

Entrevista concedida a Armando de Armas, de Radio TV Martí, 06/17/2010


Crónicas Aldeanas
El escritor cubano, Félix Anesio.

(Martí Noticias, A. de Armas) - Félix Anesio, Guantánamo, Cuba, 1950. Graduado de ingeniero por la Universidad de Oriente en 1975. Emigró en el año 2000 hacia Estados Unidos y reside actualmente en la ciudad de Miami.

Su primera obra literaria fue el relato Una Ciudad Cinematográfica, publicada por la Revista Alba de la Arquidiócesis Guantánamo-Baracoa. Con motivo de la reciente aparición de su libro Crónicas Aldeanas, que forma parte del Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami, Armando de Armas entrevista a Félix Anesio para MartíNoticias.

MN. ¿Qué papel ha jugado el cine en su vida?

FA. El cine ha tenido una importancia capital en mi vida. Se sabe que los sueños moldean el carácter y la formación de la personalidad; el cine me ha hecho soñar sueños indelebles que han marcado mi ser para siempre. Claro, no sólo el cine, sino también la música (estudié piano), la literatura, y otras artes. El cine evolucionó en mí desde el válido entretenimiento indispensable, hasta el goce estético mayor, así como en la consolidación de los valores éticos y morales. Esto último referido sobre todo al cine de alto vuelo, el de arte, por supuesto, donde deseo destacar a los grandes maestros como Fellini, Bergman, Buñuel, Antonioni, Welles, Tarkovsky… Nada como el buen cine en la formación del individuo como ente social.

MN. ¿Y en su literatura, cómo ha influido el cine en su literatura?

FA. ¡Tremendamente! Tanto así, que incluso en algunas de mis obras, donde no se habla del cine, no obstante, los personajes, las situaciones, y los conflictos han sido previamente imaginados, visualizados cinematográficamente. Del mismo modo, y conservando las prudentes distancias, pudiera decir que sería inconcebible una parte importante de la obra de Cabrera Infante ("La Habana para un infante difunto"), de Bioy Casares ("La invencion de Morel", inspirado por la actriz de cine Louise Brooks), de Manuel Puig ("El beso de la mujer araña") y otras, que hubieran sidos imposibles sin el elemento cinematográfico. De seguro, ellos estarían de acuerdo con este planteamiento mío, porque así lo siento: somos deudores del séptimo arte.

MN. ¿De las salas cinematográficas que menciona en su libro Crónicas Aldeanas por qué el Cine Astro es el preferido?

FA. Bueno. Cada sala cinematográfica que hay en el mundo - incluidos los menos poéticos cineplexes-, tiene cada una su propio estilo, su propio carácter, hasta su propio olor. En mi caso, el Cine Astro, el más humilde cine de barrio de mi ciudad natal, pienso que tomó un alto relieve probablemente consolidado por el principio martiano, "Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar…" Yo personalmente, puedo prescindir del lujo y el oropel en este caso y en general; siempre voy hacia lo sencillo.

MN. ¿Entre pieles rojas y caras pálidas sigue apostando aún por los pieles rojas?

FA. Claro que sí! Apuesto por todas las minorías sobre la faz de la tierra, que aún son objeto de discriminación, segregación, o cualquier otro tipo de atropello. Definitivamente, siempre seré un piel roja… jajaja

MN. ¿Cómo maneja el tiempo en su libro? ¿Hay una sucesión de tiempos intercalados o la permanencia de múltiples tiempos al unísono?

FA. Manejo el tiempo de una manera poco convencional. Creo que no son tiempos en que el concepto lineal de un pasado que discurre hacia un presente, y quizás pueda proyectar algo del futuro -que siempre es incierto- sea el más válido recurso para mis cuentos. Hay hechos que no se pueden enmarcar en un tiempo justo y propio; situaciones que ocurren de una manera desfasada, fracturada, dislocada y que aún se pueden volver a repetir luego. Visto el tiempo desde el contexto de su propia relatividad, decidí romper estos esquemas lineales, para provocar en el lector inteligente (la inmensa mayoría lo son) un algoritmo cómplice, donde libremente pueda recrear su propio concepto de la obra, y haciéndolo partícipe de esta dinámica espacio-temporal. El lector tiene la verdadera opción de tener la última palabra sobre este libro conceptual, en que cada pieza dialoga con otra (s) y que a la vez constituyen un todo.

MN. ¿Qué anécdotas del poeta Regino Boti le sobreviven en Guantánamo?

FA. Boti falleció en 1958. El, antes que yo y antes que muchos, nombró a mi ciudad "aldea natal". Justa ironía propia de la estirpe de esos lares; pero hay algo curioso que sí quiero destacar: cada vez que visitaba a una de mis tías, torcía camino para pasar frente al caserón de la Calle Bernabé Varona esquina a Martí, y que a mí se me entojaba mágico, y como si vislumbrara su alma en el aire, recitaba silenciosamente algunos versos que permanecen por siempre en mi memoria. Uno de ellos: "Es cariño de toda mi existencia esa vecindad…" y "Aldea, mi natal aldea, término que clavó entre el mar y la montaña la flecha siboney." Estos versos, y tantos, le sobreviven no sólo en Guantánamo, sino en todo el país y aún en la diáspora. Tuve una relación de amistad con su hija Florentina Regis Boti, también abogada como su padre; mujer de carácter fuerte y auténtica, ya lamentablemente fallecida.

MN. ¿Qué extraña de Guantánamo?

FA. La parquedad de sus calles rectas y amplias, hoy rotas-no importa. La amabilidad de su gente linda y culta. Las esquinas donde me robé algún beso furtivo bajo la complicidad de una farola fundida; ver el sol salir de entre las montañas cada día desde mi terraza; los momentos en que fuí muy feliz a pesar de… Siempre habrá un a pesar que no amerita expresarse.

MN. ¿Cómo se relacionan Guantánamo y Miami?

FA. Unir geografías puede ser una tarea titánica pero hermosa a la vez. Y la inspiración no te perdona cuando te agarra fuerte; yo no pude ni tuve razones para desobedecer el mandato. Y ahí está el resultado: mis lectores lo corroboran y me envían amables y apasionados comentarios; muchos se ven reflejados de algún modo en los cuentos. Pueden estar en Brazil, disfrutando el libro; puede ser en Uruguay; en New Jersey, California, España, Republica Dominicana, y la propia Cuba, donde nuevas generaciones de lectores justifican esta correlación y les agrada. ¿Necesita más razones, señor periodista…?

La presencia de la Base Naval de Guantánamo desde siempre ha influenciado ambas culturas, en ambas direcciones…, y ahora dolorosamente también recuerdo que perdí muchos amigos en el intento, en esa frontera de campos minados que todos conocen, y que durante muchos años fue el único camino desesperado y arduo hacia Miami.

MN. ¿Sería aventurado decir que Guantánamo tiene la única porción de tierra libre que existe en Cuba?

FA. Estoy en desacuerdo con esa suposición, dado que estamos hablando de un enclave militar. Todo lo bélico afea y dificulta el concepto de una tierra libre, salvo las excepciones históricamente conocidas de guerras necesarias de independencia, etc. De todos modos, no hay tierra totalmente libre en sí misma, sino en la conciencia de sus ciudadanos. Para este pensamiento, acudo a Saint-Exupery, quien dijo: "Se que sólo hay una libertad: la de pensamiento." ¿Recuerdas El Principito?

MN. ¿Regresaría para vivir a un Guantánamo, a una Cuba totalmente libre?

FA. Soy árbol transplantado inexorablemente del cuál han nacido frutos en esta nueva tierra: dos nietos y uno en camino lo preconizan. Por lo tanto, sería bien difícil para mí hacer hipótesis sobre esta posibilidad del regreso. Pero en mis sueños me veo muy viejito, sentado en el portal de una rústica casa, a la orilla de un mar color amatista, que muchos saben donde queda...

MN. ¿Quién es Félix Anesio?

FA. Félix es uno, … es dos, … es todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que no se nutre de odios ni rencores, y que desea lo mejor para la comunidad cubana y en general la hispana; que convive y crea por el progreso de su familia y de este gran país, pero que recuerda día a día la patria que lo vió nacer y desea para ella una vida más feliz en democracia.

Después de estas preguntas, si usted me lo permite, quisiera añadir sólo unas breves palabras de agradecimiento antes las muestras de cariño de mis lectores. Igual agradezco a la crítica especializada por su apoyo a mi libro "Crónicas Aldeanas". Y me conmuevo cuando algún lector me dice "yo soy parte de ese libro", "el libro tiene sutilezas que le dan un aire misterioso", etcétera, y lo releen, y ya piden una segunda edición que habrá de salir próximamente también en inglés.

Sociable