Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

miércoles, 24 de abril de 2013

El Valle de Acor, poemario de Sergio García Zamora…







 El Valle de Acor, poemario de Sergio García Zamora…


Hace unos días, para mi sorpresa, me enviaron de la Isla, con un propio (desconozco si el correo funciona  como vía oficial para el envío de libros u otras mercancías y bienes ), un poemario que no me ha permitido permanecer indiferente, o abstenerme, sino más bien todo lo contrario. Este poemario me ha cautivado, por lo cual ya es motivo de múltiples lecturas en mis noches, luego de terminada mi jornada laboral. No hay nada más reconfortante y sosegador que la lectura de poesía a altas horas de la noche, cuando todo obedece al reino del silencio y de la calma: doy fe de ello... y recomiendo este hábito.

Su nombre  El Valle de Acor; su autor, el jovencísimo poeta Sergio García Zamora, natural de Esperanza, Villa Clara. Es un libro “vibrante, capaz de volver transcendental lo cotidiano” al decir de A. Vega Chapú; y también se ha escrito: “… la impresión de serenidad y sencilllez que trasmite su poesía, tan comunicativa y cargada, no obstante, de la intensa complejidad que el verdadero arte require para constituirse en metáfora de la vida humana” (C.Sotolongo Valiño).

Y es cierto: “Hay literaturas que no permiten la indiferencia” como citaba el amigo Marcos Ricardo Barnatán en su prólogo de Narraciones, una compilación de relatos de Jorge Luis Borges, libro que ha sido mi compañía, mi vademecum durante muchos  años, antes en la Isla, luego aquí, en los Estados Unidos. A cada rato releo las palabras de Barnatán, quien aún no sabe (hasta que lea este artículo) que es uno de los causantes de que ame la obra del gran Borges, uno de mis autores predilectos, uno de mis maestros.

Hoy me parece justo mencionar, con similar énfasis, que la lírica de Sergio García Zamora no permitirá, tampoco, la indiferencia ni el abstencionismo del que toque sus páginas: por las múltiples reflexiones que provocan, así como la emoción y el placer que ha de experimentarse con su lectura. Este es su quinto libro, también su quinto premio, por ello y otras cosas, podemos hablar de una producción literaria, de un corpus poético, de alguien con una voz muy peculiar a tomar en consideración, seriamente, dentro del contexto de la Literatura Cubana actual.

Sin más preámbulo, les presento tres poemas de El Valle de Acor esperando que lo disfruten.

Felicidades al autor y como siempre reciban ustedes mi cálido abrazo.

Félix Anesio
Miami, Abril 2013.


 .
Reciclaje & sobrevida


Entre las pacas de ropa reciclada
está la vida que desecharon
como ropa reciclable.
Esta camisa, por ejemplo, de Armenia o de Birmania,
¿en cúal bar manchó su borde, su esplendor,
junto al deseo de quién?
Aquél pulover, demasiado nuevo todavía
debió olvidarlo el desamor en la casa del amor
y el amor levantarse un verano
decidido a deshacerse de todo,
de todo, repetiría para sí.
Imagino una historia para cada pieza:
lugar común que se recicla, pensamiento que ya previó
quien envía las telas, la vida entre las telas.
Para ti, amor mío, he buscado una blusa rumana
como la que pintó Matisse,
aunque no te afilies a la noción de reciclaje
que logra primar sobre ciertos poemas y personas:
algo que después de usar
no se pierde del todo.


La loca del taxi


Hablaba de su hijo:
muchacho bueno que vive en Quebec,
Omaha o Seattle
y está blanco y gordo como la nieve,
lo cual no es un lugar común;
en todo caso, un mejor lugar.
Hablaba de lo feliz que sería verlo
y supongo que se reía.
Después no dijo más.
Por un momento sentí que viajábamos
a la ciudad última.
La mujer callaba.
En el retrovisor advertí su sonrisa
delienada por Modigliani
y recordé los peces rojos de Matisse:
eran labios fauvistas
donde la fiereza del color
perfectamente simulaba
intensa vida.



Café La Marquesina


                                      Asistiré al desastre de mi patria.
                                                    Anacreonte

Asistir al desastre de la patria
cuando uno es la patria:
muchacho que se contempla
en el cristal de los comercios
y se arregla la camisa, el pelo un poco;
joven animal turbado
en los espejos de algún bar, de algún hotel.

En los bajos del teatro La Caridad,
los locos, los pordioseros piden caridad
a turistas sentados en La Marquesina:
gente que bebe sus mojitos
y mira pasar espléndidos cuerpos.

Con extranjero te habrá confundido
la vieja que pedía en inglés
para el almuerzo, para el nieto siempre.

Hasta ayer vivías como Anacreonte,
el anciano cantor del vino,
griego que pensamos
solo conocía los placeres.


viernes, 5 de abril de 2013

Effi's Song, un poema en mi blog...




Effi’s  Song


                ‘Beauty is truth, truth beauty’, — that is all
                  Ye know on earth, and all ye need to know.
                                                                 John  Keats



No miréis  sino sus manos
hacedoras de prodigios.
Miradlas repujando el cuero;
tallando la recia madera;
burilando insistente el metal
purificado al fuego de la fragua;
haciendo dúctil lo imposible,
maleable y terso todo.

Sus manos descubren una forma
que quizás, hasta hoy, nunca existiera.
Desconocen la quietud, sus manos.

La pátina del tiempo es de los otros;
el tiempo no transcurre mientras crea,
y se le hace infinita el alma en cada pieza.

Nos puede parecer una hechicera,
o la imagen de una virgen laboriosa
postrada sobre el áspero cemento
que lacera su delicada piel, sus huesos.

Se acerca el final de otra jornada,
de tantas, que ha perdido ya la cuenta.
Se detienen las manos laceradas
(si es posible, acaso, detenerlas);
le duelen, más el dolor no importa.

No es más que una mujer que implora,
como la más humilde de las siervas.
No cree ser merecedora de los frutos
que los dioses le conceden sin reparos:

Obra la gracia en cada nueva epifanía.


 Félix Anesio, Miami 2013.




Fotos cortesía de Effi (Timeline)

Sociable