Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

domingo, 26 de febrero de 2017

Cuando abruma la sed.... Al poeta Pedro Assef, in memoriam.

                                           
Hoy mi blog está de luto. El poeta Pedro Alberto Assef, nacido en Ciego de Avila en 1966 ha fallecido este domingo en un hospital de El Paso, Texas. Sus libros titulados El libro de arena(1992), El libro del bufón y el rey y otras lealtades (2001) y "El árbol en el mar" (Francia, 2010) nos acompañan. 

Hoy dedico a su memoria este poema inédito. Gracias a todos los seguidores de este blog. 



                                           Cuando abruma la sed


                                                Has muerto, poeta
                                    pero has dejado algo a contrapelo:
                                           tu voz de cántaro cantor
                                         vasija rústica que escancio
                                            cuando abruma la sed.

                                  No mueras más de lo que has muerto.


                                                               A Pedro Assef, in memoriam





                                         Foto de Febrero 2013 en el Rest. Versailles, Miami.

domingo, 19 de febrero de 2017

Un poema en mi blog... Malabares

Un poema en mi blog... Malabares


              
    
                                       
                                                   Malabares

                                      Camino al filo de la sombra
                                            haciendo malabares
                                     para beber el agua de la noche.

                                      Saciada la sed de mi garganta
                                               cargado de palabras
                                     regreso en la mañana luminosa.



Nota: En le foto, una pintura de Juan Miranda, pintor cubano residente en Argentina.

martes, 7 de febrero de 2017

Viendo los autos pasar hacia Occidente…. A propósito de la poética de Alberto Edel Morales.

Viendo los autos pasar hacia Occidente…. A propósito de la poética de Alberto Edel Morales.

Aunque nunca tuve la ocasión de ver pasar —literalmente— los autos hacia occidente, por razones meramente geográficas, al residir casi toda mi vida en el extremo oriental del país, más específicamente en al ciudad de Guantánamo (a donde solo se llega y nunca se pasa), no soy ajeno, en lo absoluto, al sentir de este hermoso poema escrito por Alberto Edel Morales, poeta cubano nacido en Cabaiguán, Sancti Spiritus, 1961.

Puedo vislumbrar al joven poeta oteando alguna esquina vacía de su pueblo, invadido por la nostalgia de todo lo que se ha ausentado en la estación —quizá— más propicia a la poesía. El poema contiene una alta carga alegórica (los estudiantes se han marchado a descubrir el mundo, cito) y trasmite con un lenguaje austero de imágenes sencillas —pero de alto lirismo— toda la emoción que el lector requiere y que puede percibir cuasi cinematográficamente.

La poética de Morales se fundamenta en elementos como el rigor, la mesura, la sobriedad, el lirismo y la ponderación—a la manera de un J. A.Valente. Es también una poética ajena a las estridencias, en la cuerda de un Eliseo Diego. Su voz se mueve dentro de estos preceptos admirables.  
Los pies desnudos y Cansa vivir cada día conforman la muestra que hoy les presento en mi blog. Poemas con los que siento una especial empatía al intentar apreciarlos en su real significado….

Espero que los disfruten y le deseo éxitos a Morales con su nuevo poemario La libertad infinita, Ed. Letras Cubanas a presentarse próximamente en la Feria del Libro de la Habana.


Viendo los autos pasar hacia Occidente

En las pequeñas ciudades del centro de Cuba
las calles, habitualmente bulliciosas y dulces,
se quedan vacías en los meses de invierno.
Yo he vivido esa pesada quietud.
Los estudiantes se han marchado a descubrir el mundo
y una paz, una extraña y larga ausencia,
llega hasta las paredes y penetra al interior de los edificios.
Los clubes, las casas de cultura, los campos deportivos,
semejan un set, cuidadosamente preparado,
que espera el regreso de los actores para continuar la filmación.
En las pequeñas ciudades del centro de Cuba
todo es ausencia y espera en los meses de invierno.
Yo he vivido esa pesada quietud.
Noches de febrero en la esquina vacía de Libertad y Paseo,
viendo los autos pasar hacia Occidente.
Como quien ve a una muchacha de piel muy limpia y cabellos negros
pasar gustosa hacia otro hombre.

Los pies desnudos
No tengo nada.
Sólo el amor de una muchacha
y mis párpados abiertos.
Así puedo correr sobre la hierba
húmeda y punzante.
Sabiendo que a esa certeza
llamarán locura.

Cansa vivir cada día

Solo.        
Cansa vivir.
Hacer la música del mundo.
Cansa.
Ofrecer la doble mejilla.
Cansa.
Administrar frustraciones de otros.
Cansa.
Alterar.
Posponer.
Reducir el sentido.
Cansa.

Cansa vivir cada día.
Solo.
Con los demás.
Solo.
Por los demás.
Solo.
Para los demás.

Cansa vivir tu precioso tiempo
cada día menos.
Y al final nadie lo aprecia en su real significado,
como mi padre supo decirme
poco antes de morir.


Félix Anesio
Miami, 7 de febrero/2017


Nota curricular:
Alberto Edel Morales Fuentes [Cabaiguán, Cuba, 1961] Escritor, editor
y gestor cultural. Ha publicado los libros de poesía Viendo los autos
pasar hacia Occidente; Escrituras visibles; Lejos de la corriente;
Otro color, otras figuras geométricas; El juego de la memoria; Con
cierta elegancia; Pájaros en la pantalla; En la baja gravedad; La
libertad infinita, y las antologías Cuerpo sobre cuerpo sobre cuerpo
(coautora Aymara Aymerich) y La Estrella de Cuba. Inventario de una
expedición. Como narrador ha dado a conocer el testimonio Los pies en
la tierra y la novela Un byte de adolescencia (Que te vuelva a
encontrar. Primera temporada). Poemas suyos han sido traducidos al
esloveno, al francés, al inglés, al italiano, al portugués y al sueco.
Sus artículos, entrevistas y textos de ficción aparecen en antologías,
publicaciones periódicas y sitios digitales de la isla y de otros
países. Ha impartido conferencias y realizado lecturas en
instituciones culturales o académicas de América y Europa. Fundador de
la revista de literatura y libros La Letra del Escriba y del Centro
Cultural Dulce María Loynaz. Miembro de la Unión de Escritores y
Artistas de Cuba. Le fue conferida la Distinción Por la Cultura

Nacional. Reside en La Habana.

  

sábado, 4 de febrero de 2017

La oculta belleza de lo horrendo... A propósito de un poema inédito.


La oculta belleza de lo horrendo... A propósito de un poema inédito.

Hoy quiero presentar a su consideración un tema que a todos concierne... Es sobre la belleza que puede yacer oculta en las cosas aparentemente feas o que se consideran desagradables en la experiencia común y que muchas veces rechazamos u obviamos. 
Yo les propongo hurgar en este tema aunque pueda acaso parecer debatible y hasta contradictorio. No solo la belleza convencional es cantable. Otros aspectos de la vida que no se consideran tradicionalmente hermosos pueden llegar a serlo; es solo una cuestión de allegarse a estos y expresar nuestro sentir mediante palabras, trazos, imágenes o formas. 

A continuación les dejo con el poema inédito que trata este tema y que se titula Rara avis.
Gracias como siempre por visitar mi blog.




                                        Es misión del artista desentrañar

                                        la oculta belleza de lo horrendo.


                                                      Rara Avis


                                                                                     ¿Por qué no morí yo en la matriz,
                                                                                     O expiré al salir del vientre?
                                                                                     ¿Por qué me recibieron las rodillas?
                                                                                     ¿Y a qué los pechos para que mamase?

                                                                                                                    Job Cap. II,  vs.11y 12
                               
                                                    
                                                        
Se retira la bestia cansada del escarnio del día
                 y  los escupitajos de los proxenetas
de las carcajadas de las prostitutas
                 y la terrible crueldad de los niños
del tintineo de las monedas del avaro
                 propietario de su horrendo cuerpo.

Hiere ver la descomunal cabeza apoyada en las rodillas
como una vetusta caracola postrada muy lejos del mar
yaciendo en el establo junto a los hermanos animales
                                                     de feria e infortunio
en busca del amparo de esa pequeña muerte
                                                                        el sueño.

Más un buen día, la noria se detiene
                                                  y es descubierto por la Ciencia
como si se tratara de una  nueva isla que fijar
                                                              en el Mapa del Imperio.

Los sabios doctores contemplan totalmente desnudas
                                                                           sus jorobas                                                                   toda su anatomía; su genitalia de hombre-bestia expuesta
                                                                             impúdicamente
bajo las frías luces que rememoran una célebre pintura de Rembrandt.


¿Qué nueva pena habrá lacerado tu alma, John Merrick?

                 Dictaminan por consenso                   
                 (en esa otra feria del asombro victoriano):
                 que no ha de vivir por mucho tiempo
                 que tiene el derecho de acicalar sus greñas
                 y asear la piel que emana pestilencias
                 de cepillar los escasos dientes carcomidos
                 y contemplar su propia fealdad ante el espejo.

              Rara avis que ha de adquirir modales por decreto
              y que aún tendrá el privilegio de disfrutar del Arte
                                          que no salva.
Mas una noche definitiva
                                           hastiado de todo
                                           hastiado de los hombres
                                           hastiado de sí mismo
se reafirma como un ser libre en su albedrío
dueño de su propia vida;
                                           dueño de su propia suerte.

Y retira los mullidos cojines de su cama de hospital
 para yacer como cualquier otra persona
                                                   desnudo y sin afeites
 bajo la soberana voluntad de renunciar al sol común
 de las (demás) criaturas; de no concederle
 ni a los dioses
                 ni a los hombres
                                    ni a los astros
 ni una jornada más de su existencia.

    Y sueña con los ojos lúcidos y tiernos de una mujer
    que lo arruya bajo la fronda de un árbol gigantesco
         mientras danza, alrededor, vertiginosamente
                una manada de estupendos elefantes.

Y en ese instante único
                                     liberado y feliz
                                                             por primera vez
                                                                                      sonrie.


Félix Anesio
Miami, 05 Feb. 2017

                                                                     
                                              Retrato de John Merrick. (Tomado de internet.)



Sociable