Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Heder, palabra hermosa... hoy en mi blog un poema de sergio garcía zamora.

                                                         

                                                    Sergio García Zamora






                                                   La descomposición




Esta noche comienza la descomposición de los cuerpos. Once millones de habitantes y nadie va a notarlo en la mañana. Debe ser natural apestar en la mañana. Pero el olor permanece, cuando ya me he lavado, cuando salgo a trabajar sin salir a trabajar, cuando escribo. La descomposición de los cuerpos avanza a mediodía, lo cual también resulta natural. Once millones de habitantes juzgan demasiadas cosas como algo natural. Asombroso será cuando el olor se vuelva insoportable, aunque la gente se acostumbra a lo insoportable, sobre todo si lo insoportable es su propia descomposición. Once millones de habitantes y nadie podrá negarlo. Cuando despierto junto a mi amor, le digo: apestas; cuando mi amor despierta, me dice: hiedes. Heder, palabra hermosa. Mi amor siempre encuentra la palabra para todo.






Sergio García Zamora
(Esperanza, Cuba,1986). Poeta y editor. Licenciado en Letras por la Universidad Central de Las Villas. Autor de Autorretrato sin abejas (Ediciones Sed de Belleza, 2003); Tiempo de siega (Premio Poesía de Primavera 2009, Ediciones Ávila, 2010); El afilador de tijeras (Ediciones Sed de Belleza, 2010);Poda (Premio Calendario 2010, Casa Editorial Abril, 2011); Día mambí (Premio Digdora Alonso 2011; Ediciones Vigía, 2012) y El Valle de Acor (Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara 2011; Editorial Capiro, 2012). Ha obtenido los premios Fernandina de Jagua, Manuel Navarro Luna y José Jacinto Milanés. Mereció en 2012 el Premio de Poesía Emilio Ballagas con La sobrevida.






lunes, 7 de octubre de 2013

Revista literaria Entre Líneas: "La cosecha" un poemario de Félix Anesio, ya está ...

Revista literaria Entre Líneas: "La cosecha" un poemario de Félix Anesio, ya está ...: Para comprar el libro haga un clic sobre la cubierta. ¡Gracias!

miércoles, 2 de octubre de 2013

un cuento breve: El bar...






El Bar



           “Tiene lágrimas negras, tiene lágrimas negras, como mi vida…”

Helo aquí, como un estúpido, sentado en la raída banqueta roja de un bar de mala muerte en una esquina de la Calle Flagler, escuchando una canción de Matamoros; tomado y pestilente; fumándose un cigarrillo tras otro y preguntándole al viejo barman:
           --Señor cantinero, usted que sabe casi todas las cosas de este mundo: ¿por casualidad, no ha visto a mi amor por aquí en estos últimos días?
           El viejo barman lo miró detenidamente, con el ceño fruncido, esbozando una leve e irónica sonrisa; y a pesar del tácito soborno de una desmedida propina, que ya deslizaba sobre el mostrador con mano trémula, le contestó:
           --Mire usted, señor mío. No me conviene decírselo por mi trabajo, pero como usted me cae bien, le digo que si deja de beber, ahora mismo, podrá volver a verla. Ella es una joven hermosa, inteligente y fiel como pocas… Aún recuerdo la noche en que se conocieron aquí hace ya más de un año, y luego cuando se comprometieron…
--Así que levántese de ahí, dése un buen baño, rasúrese, vístase elegante, perfúmese, llévele una flor, abrácela, bésela y mímela… Ah, y llévese su propina, que el dinero no cuenta en estas cuestiones del amor o el desamor.
Agradecido, al día siguiente, nuestro héroe, rebosante de dicha, encaminó sus pasos nuevamente hacia El Bar, esta vez sólo para saludar al honesto y sabio barman; agradecerle y contarle de su felicidad recuperada.
…Pero el bar ya no estaba allí; se había esfumado misteriosamente, así como se esfuma el humo en el aire.


Sociable