Bienvenidos al blog Crónicas Aldeanas, creado por Félix Anesio, para la difusión de mi obra literaria y la de todos aquellos que deseen colaborar. Asimismo, servirá para la promoción de otras manifestaciones artísticas y culturales.

Tale of Two Villages, created by Felix Anesio, for the promotion of my literary works, as well as any other participants who wish to collaborate. Also, this blog will promote other artistic and cultural manifestations.

martes, 30 de julio de 2013

bienvenida a miami, magali alabau...

Le doy la más cordial bienvenida a Miami a la actriz y poeta Magali Alabau, ciudad donde tiene muchos lectores, entre los cuales me incluyo, por supuesto. Ella hará presentaciones de sus libros Hemos llegado a Ilión en el Koubeck Center del South West el miércoles 31 del presente y el viernes 2 de Agosto en Café Demetrio en la conocida tertulia La otra esquina de las palabras que conduce Joaquín Galvez; todo ello, previo a la 30 Edición de la Feria Internacional del Libro de Miami a efectuarse en Noviembre y en la cual comparecerá.


Y que mejor manera de salutación que mostrarles un poema que he tomado de las redes sociales, y que cito:







Poema de Magali Alabau


Fotos personales
tomadas por un viejo polaco
en las ruinas
de tu casa
o la que fue tu casa.
Fotos encerradas en alguna caja sucia
cerca de un cuerpo que terminó en un hoyo.
Tumbas del silencio,
fosa puerta charco agua.
Entre el charco y el crimen, la mentira.
¿A cuál aludir primero?
Tapando los muros,
las hormigas se esconden en los huecos.
El crimen, un cuarto ensangrentado
con siniestra escalera para arrastrar los cuerpos.
Son tan duros,
hincados van sobre el concreto,
sin peligro ya,
sin miedo por atrasar la ruta.
¿Cómo extraer el ay último
del sorprendido tiro en la cabeza?
La tierra seca, amarilla verdosa,
disecada por las heces de los ciervos
y las liebres,
lubrican el terreno.
¿Cómo pensar que repentinamente
el demonio vestido de uniforme
pudo multiplicar
tantos rifles y soldados?

Las prisiones siempre han sido frías morgues
con hombres o mujeres
que revelan la única naturaleza
del universo en pleno.
Qué importan las galaxias,
los colores y hallazgos, las distancias,
si existen lugares
donde se agolpan y ajustician
las víctimas de esta dinastía.
Yo no sé su nombre.
Se reproduce y aparece en toda época.
Es omnisciente, todo lo ve y todo lo oye.
Un carnicero.
Aprendió su oficio
afilando cuchillos, y de un golpe,
arrancando hocicos a los cerdos,
restregándoles sal en las heridas.
No sé si es uno o muchos.
Gobierna un reino de órdenes
donde la palabra compasión
no se conoce.
No sé qué nombre tiene este visitante
tan famoso
que engaña
y su belleza nos deslumbra.
No sé si es él o ella.
Solo referencias aprendidas saboreando
dolor y testimonios.




A ella toda mi admiración; a ustedes, amigos de este blog, todo mi agradecimiento.
Félix Anesio
Miami, 30 de Julio, 2013.

viernes, 5 de julio de 2013

un poema de magali alabau...





Magali Alabau. (Foto de U. Regueiro)




ARS POETICA -- de Magali Alabau


Los pares, los jimaguas, el doble.
El narrado poema de dos, largo como un papiro.
Cortada en dos mitades, un centípedo.
Shiva con cuatro manos, cuatros pies y cuatro patas.
Electra, Clitemnestra, dos voces.
Una voz que gime, una araña. Clitemnestra es agua,
mar, lago, pozo. Electra, cráter, un cuchillo, hacha.
Clitemnestra baja de espaldas la escalera de Micenas.
Electra transformada Medusa, una pantera con agallas.
Dos víctimas de la pasión de una.
La fuerza del mal triunfa, decir lo que en los sueños
nos dicen es demencia, monstruosa canallada. Poesía, divina
locura, aristocrática fase de la luna, símbolo entre palabras.
Hermana, una, lúcida sombra, la otra, trastornada.
Una casa de interminables patios que se extienden
entre Cuba y el Norte. Gemelas, confesándose en la cama,
una sin cuerpo, la otra sin alma. Obsesiones, recuerdos,
rechazos, fiebres que pasan de hermana a hermana.
Los jardines jimaguas, dos jardines perdidos.
En la isla transcurre el sordo mudo episodio.
En el subway, el papel chorrea tinta,
chorrea sangre como en Getsemaní.
La furia neoyorkina, la extremaunción diaria.
Dios es dos, el bueno, el malo, destructor de pueblos,
iracundo, impaciente, majadero. El otro Dios,
sufriente, carga la cruz (no un Cadillac), advierte:
El príncipe de este mundo es ciego.
Un poema, verdad. ¿Quién habla?
La máscara condena, dicen que la vida es bella,
que hay que ver el lado bueno de las cosas.
Yo digo hay que ver el obsceno rasgo de los hechos.
Hoy el terreno en Gaza no es tan bello
ni los cráneos requemados en Cambodia.
Una modalidad de tortura y asesinos.
El caos trae orden, la máscara al rostro mutilado.
La poesía vasalla de emociones es numen,
profecía y ménade, es lo revuelto, lo extraviado,
la piedra de los rituales órficos, la purificación
de Casandra, el sacrificio sin sangre.
Sin terribilidad, objeto de museo, obra de galería,
careta del corifeo griego pretendiendo imparcial
cocinar las palabras. Palabras, diccionario y arreglos,
cánones, formales diseños de las letras,
perfectos párrafos, títulos en latín vacuo.
La realidad, una referencia,
sin imaginación, indigencia desnuda.
Qué es el poema sino conciencia de los peces,
de los astros, del charco y de las dentaduras,
del último suspiro de los ajusticiados, del trote
obligado de Bonhoeffer antes de ser ahorcado,
del tren que va hacia Auschwitz, del llanto
de los niños en las desoladas calles de Rumania.
Encerrada en una torre, La Palabra.
Que nos tiren piedras por adúlteras,
por blandengues desviados, por ladrones,
porque no obedecemos las leyes de los padres.
Deseemos la epidemia de las ranas
pensando en la venganza y el castigo.
Todo esto aparece en La Palabra.
Γνωσις, concepto arqueológico, lo femenino
escondido entre líneas nos salva.
Hay que hundirse en ese basurero de Calcuta
con la mirada fija en el otro círculo de la serpiente.
Dos cabezas, una acá, la otra allá, ir a Ilión.
Allá se encuentra el Tártaro; también acá.
No se equivoque, Compañera.
Perséfone y Deméter, las dos diosas,
cuando se pierde una, la otra la rescata.
Dos Mujeres, el erótico recluso nos devuelve
el oso abandonado que hemos sido.
Dos décadas en silencio, vuelven las voces.
No hablo ya de dos, hablo de una mujer, yo,
que oye una voz, otra voz y otra voz.





Cienfuegos, Cuba 1945. Actriz y poeta. Autora de los poemarios Electra, Clitemnestra (1986), La extremaunción diaria (1986), Hermana (1989), Hermana / Sister (1992), Hemos llegado a Ilión (1992), Liebe (1993), Dos mujeres (2011) y Volver (2012). Reside actualmente en Woodstock, New York.

miércoles, 3 de julio de 2013

dos poemas de Alfredo Aráuz...


Dos poemas de Alfredo Aráuz.





Borrasca

Hoy que los días enturbian tu nombre
con la bruma infame de la lejanía,
que tu recuerdo es ardor que se esconde
tras el dulce roce de una letanía…

Espero atento el llamado
de un viejo amanecer perdido,
tras el iluso refugio
del olvido…

Soy un sarcasmo abominable y terrible
de lo que pude haber sido
y me retuerzo entre el abrazo amable
de los versos que escribo…




                                   Momentos disversos...

Déjame abrirle a la noche una herida
que atraviese como un grito su costado,
y que quede para siempre en el pasado
de las cosas que ya damos por perdidas.

Dejame ponerle entre los dedos un milagro
que nos salve de este agravio inminente
de tener que vivir para la muerte
desde el centro de este pecho inhabitado.

Déjame enterrar en su pelo un enigma,
que llevo las marcas del amor por ventura
y el beso mortal de la locura
en la sangre indeleble de mi estigma...

                                  La espera es un trago amargo que ha hecho casa en mi lengua...

Soy presa delirante en las fauces del tiempo,
soy víctima podrida en su acechanza vil,
cada latido a golpe de su paso errante,
va mordiendo lo blando que aún habita en mi.

 Soy víspera olvidada en el ardid del cobre,
soy roce pendenciero apunto de existir,
que luce su osadía y carga a sus espaldas,
la suerte de un pasado que no tuvo fin....

Certero el día se acontece infiel a mis impulsos,
me sonríe la mañana en su sarcástico desdén...
Yo fiel al mordisco azul , rectangular de la ventana,
me escudo de la luz, tras el cristal de mi estrechez...

                                                                   Distante, ausente, te veo pasar de lejos.
                                                                   Rutina, silencio, saldo a favor del tiempo.

Esta inercia indisoluble y pluriforme,
vasta en sus manifestaciones: ...la Vida...
empujándonos siempre hacia las garras feroces,
de su eterno vicio: ...La Muerte...

Visceral pasión la que nos mueve:
la incertidumbre...
energúmeno motor que nos empuja:
la duda...

                                                                                                          Una  vela...                  
                                                                  como rasgando el silencio de la noche.






Alfredo Aráuz (ARES) Músico y poeta radicado en Miami. Colaborador en medios culturales locales, entre estos las revistas: Conexos, Sub-Urbano, Nagari, donde además fue ganador de la sección jóvenes creadores para la sección de poesía Péndulo.

Sociable